Vida en Salamanca
Cuento, opino y comparto. Por Fernando B.
 
diap3

Cámaras en el móvil, la tecnología no para de avanzar

multicamara

 

Cuando se trata de cambiar de teléfono móvil, una de las características a la que más gente le da importancia es a la calidad de su cámara. Y es que, para muchos de nosotros, la cámara de un móvil es más que suficiente para cubrir nuestras necesidades habituales. Es más, probablemente la cámara de nuestro móvil, sea la mejor que podamos conseguir para un uso general. Hablamos siempre, claro está, de teléfonos de gama media-alta.

Las cámaras de los móviles de última generación ofrecen resultados  tan buenos como las cámaras fotográficas profesionales. El desarrollo de la tecnología asociada a estos dispositivos y la potencia de procesamiento que ofrecen dan para mucho más que simples selfies. Además, en la actualidad ya estamos viendo la capacidad que ofrece un teléfono para incorporar lo que se denomina multicámara. Habrás podido comprobar cómo los últimos modelos vienen equipados con hasta tres o cuatro cámaras.

Pero, ¿cómo funciona un teléfono para sacar el máximo partido a las multicámaras? ¿Pueden ofrecer resultados tan extraordinarios como prometen? Vamos a verlo.

 

El desarrollo de la tecnología multicámara en teléfonos móviles.

Tenemos que tener en cuenta que un teléfono móvil no es el espacio más adecuado para integrar una óptica de una calidad de imagen profesional. Sus dimensiones son reducidas y es imposible que puedan contener las piezas y lentes que se requieren. Esto ha llevado a los fabricantes a tener que dar un giro de tuerca para seguir avanzando en la calidad de imagen que pueden aportar los nuevos modelos. La solución ha sido brillante, integrar varias cámaras en el dispositivo.

Muchos no saben cuál es el funcionamiento de este mecanismo o tienden erróneamente a pensar que funcionan por separado. No es así. Cada una de las cámaras es distinta y está pensada para detectar diferentes características de la escena. Después, un software avanzado con el que cuentan los teléfonos compondrá toda la información captada por cada cámara para reunirla en una foto perfecta. Y todo esto sin que repercuta en las dimensiones del teléfono. Es como si llevásemos una cámara con objetivos intercambiables en el bolsillo.

Esto, obviamente requiere un procesamiento extra y una mayor potencia de los recursos del teléfono. El microprocesador debe ser potente y la memoria RAM suficiente para estas tareas. Esto hace que este tipo de funciones solo estén disponibles en gamas altas, aunque cada vez más empiezan a verse también en equipos de gama media.

Lo que está claro es que esto no ha hecho más que comenzar. En el futuro, con la mejora del software y el aumento de la potencia de procesamiento, los teléfonos seguirán incorporando más cámaras que permitirán un sinfín de posibilidades. Si en su día ya acabaron con el mercado de las cámaras compactas, el siguiente objetivo es dejar obsoletas las cámaras reflex. No queda demasiado camino por recorrer para que esto suceda.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario


*

Política de privacidad