Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | 22 junio 2016

Empiezo a pensar que se podrá

Hoy, como muchos, estoy pendiente del debate de investidura. Cuando esto escribo escucho a Alberto Garzón. Lo que a mí, personalmente, me reconcilia con la política. Muchas verdades y mucho contenido en su discurso. Está claro que hay una fortaleza clara en el debate frente al humo, la alharaca y el filibusterismo al que ya nos tienen acostumbrados aquellos que se escudan tras la bandera sin que hayan demostrado su capacidad de defenderla. Tampoco en esta ocasión.

La fortaleza está en haber logrado trabar un programa de gobierno ilusionante, social, necesario. Al que podría haberse llegado, bien es verdad, mucho antes, pero ahora sólo importa el presente. Y el futuro. El programa es interesante, esperanzador. Cierto que a veces demasiado genérico, y el candidato a presidente hoy no ha querido o no ha sabido desarrollar algunas de las ideas que deberían ser esenciales, como cómo hacer de los ODS una estrategia en la acción de gobierno o cómo trasladar los principios de la responsabilidad social corporativa también a la administración pública, cuestiones ambas de indudable importancia. Hay también otras perspectivas, a mi juicio, equivocadas, como el planteamiento en contra de la gestación por sustitución, mezclando cuestiones que nada tienen que ver pero que al peso parece que al presidente le gusta venderlas como carta a favor del feminismo. Esta batalla habrá que seguir dándola desde el respeto y el conocimiento.

Pero más allá de todo, lo cierto es que el 7 de enero podemos salir de la interinidad y dar paso a un gobierno que comience a construir y a tejer, lo que necesitamos a todas luces. No quiero detenerme ahora sobre el tema de Cataluña y el papel que se le ha querido dar en este debate. En Cataluña arrastramos un problema desde hace años y habrá que saber llegar a una solución. Negar que existe es simplemente relegar su solución. Así llevamos mucho tiempo y cada vez pinta peor. Así que también hay que recibir con optimismo que se pretenda intentar, y ojalá que conseguir, una solución en la que quepamos todos.

Ojalá este año la magia se haga realidad también en este sentido.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad