Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Crisis de humanidad y Open Arms

No sé por dónde empezar.

Todos somos conocedores de la situación que viven más de cien personas en el buque Open Arms, que es una organización no gubernamental española cuyo fin principal es rescatar a las personas que se lanzan al mar Mediterráneo huyendo de todo tipo de barbaries y miseria. Que esto suceda, que haya personas que arriesguen sus vidas por llegar a Europa, ya nos debería compeler a una escueta pero intensa pregunta: ¿Por qué lo hacen? Algunos, aporófobos, pretenden criminalizar a estas personas y también, por supuesto, a las ONGs que acuden en su auxilio, insinuando oscuras relaciones con las mafias de traficantes. Algunos, además, como Abascal de Vox, exigen la ilegalización de estas ONGs. De todos es sabido la perversión del cristianismo que profesan algunos, para los que la caridad, en su sentido religioso, no es más que una palabra sin contenido…

Desde 2015 la Unión Europea se viene mostrando incapaz de hacer frente a uno de los mayores desafíos, junto con el Brexit, que le ha tocado enfrentar en sus ya sobrepasados 60 años de vida. Pareciera que una organización supranacional como ésta, basada en principios democráticos y en la defensa de los derechos humanos, no debería flaquear en esta causa que debería haber asumido con responsabilidad desde el primer momento. No olvidemos que desde 1997, la Unión Europea tiene competencias en materia de asilo, por lo que es claro que su actitud de avestruz, implica no otra cosa que dejación de funciones.

Junto con esta actitud indolente de la Unión Europea, aquellos Estados que cuentan con gobiernos declaradamente xenófobos como Italia contribuyen a que el problema se agrave. Si por cercanía son las costas italianas las que más veces se ven interpeladas, y el Sr. Salvini les niega la posibilidad a estas personas rescatadas en alta mar de pisar suelo italiano para poder presentar su solicitud de asilo o de protección internacional, todo se complica. La cuestión, por tanto, no es que España tarde 18 días en reaccionar ofreciendo un puerto en el que desembarcar a estas personas, requiriendo esta provocada reacción por supuesto análisis, lo importante es que tras esta crisis vendrá otra y si no somos capaces de resolver el problema a nivel de Unión Europea, lo que estaremos manifestando es que somos una Unión fallida.

Y lo somos. Porque a la postre tras todo esto no hay más que estrategia política. De la mala. Pero esto es lo que hay. ¿Dónde quedó el significado del aforismo “el hombre como medida de todas las cosas” del sofista Protágoras? La Política, con mayúscula, está ausente. Y si me apuran ya no se trata de izquierdas o de derechas, se trata simplemente de humanidad. Si ya hasta esto hemos perdido, lo demás, sobra.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad