Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6

Familia, familias y la dignidad

Pocas cosas hay tan indubitadas como que la dignidad humana es un atributo irreductible sobre el que se asientan todos los derechos fundamentales. La dignidad se predica de todo ser humano. O, dicho de otro modo, nadie puede privar a ningún ser humano de su dignidad. Ahora bien, las condiciones del entorno pueden afectar a la dignidad de las personas, y por ello los poderes públicos deben desarrollar su función para proteger al individuo y a su dignidad.

La dignidad humana, por tanto, entraña respeto. Que es más que tolerancia. Respeto en el ejercicio de la identidad de cada uno, en libertad.

En los tiempos de vox que vivimos, hay quienes se atribuyen el derecho de privar de dignidad a quienes no se corresponden con la unicidad gris con la que ellos ven el mundo. Empobrecidos, ven la vida a través de su cristal monocromo, basado en la intolerancia y en la ignorancia.

Frente a ello, hay que reivindicar que la dignidad humana está por encima de cualquier iluminado. Y lo está porque España ha sabido andar el camino y reconoció hace ya catorce años la posibilidad de que las familias fueran diversas, también en la legalidad, porque diversas han sido siempre, aunque sin respaldo legislativo todo era más difícil. Ese paso que España dio reconociendo el matrimonio entre personas del mismo sexo nos dignificó como país.  Afortunadamente, después de las elecciones generales, esa dignidad como país aún no la hemos perdido. Pero hemos de estar alerta, ya que los monocromos han llegado al Congreso.

Hoy, que se conmemora el Día Internacional de la Familia, reivindiquemos la diversidad de las familias, porque si esto hacemos estaremos reivindicamos la dignidad del ser humano. Y creo que no hay otra cosa más importante.

Duran Ayago Antonia

About Duran Ayago Antonia

http://www.linkedin.com/in/aduranusal Twiter: @aduranusal

Suscripción al Blog

Si quieres recibir cada entrada, suscríbete

Política de privacidad