Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Final de octubre

Van pasando los días, las semanas y ya más de un mes que escribí la última entrada en este blog, y apenas tengo tiempo de reposar ideas. Septiembre y octubre han sido dos meses intensos. Muchas clases, asistencia a seminarios, trabajos por escribir, y el trabajo en la Unidad de Evaluación de la Calidad que requiere un esfuerzo extra para tratar de comprender, de ordenar y de proponer, lo que no siempre es fácil. También el Encuentro de Clínicas Jurídicas del que en Salamanca nos sentimos muy satisfechos. En fin, toda una larga lista de actividades que impiden tener huecos para escribir de otra cosa que no sea lo inmediato.

Pero hoy, que terminamos octubre, me he propuesto hacer un paréntesis para reflexionar sobre algunos asuntos que están ocurriendo en el presente, pero que vienen de lejos y que probablemente nos ocuparán durante mucho tiempo.

Ayer noche escuchaba a la vicepresidenta del Gobierno cómo se esforzaba por trasladar “literalmente” la conversación que tuvo con el representante del Vaticano, fundamentalmente en lo referente al traslado de los restos del dictador del Valle de los Caídos a la Catedral de la Almudena. En este asunto, como en tantos otros, se aprecia cierta improvisación del Gobierno. Quizás antes de haber anunciado a bombo y platillo la exhumación de los restos de Franco, deberían haber hablado con la familia, pues a lo postre es ésta la que al final terminará decidiendo sobre el lugar al que van a ser trasladados los restos. Y quizás si esa conversación hubiera existido antes de que todo se embrollara, hubieran percibido que el problema que teníamos podía convertirse en mayor, pues a nadie se le escapa que, puestos a elegir, peor en el centro de Madrid que en el Valle de los Caídos. Pero, como digo, esto no es más que otra muestra de cómo actúa este Gobierno.

De otro lado, preocupa Brasil. Pero no sólo Brasil. Preocupa Estados Unidos y tantos otros países a donde arriban neofascistas, propugnando por doquier involuciones en derechos. Derechos, no olvidemos, que ha costado mucho conquistar. Al final, la visión reduccionista del mundo que estos sujetos tienen se basa, fundamentalmente, en una palmaria falta de cultura. La suya y la de los que los siguen. Por eso, entre tanta mala noticia, ha habido una buena en los últimos días: la recuperación de la filosofía en las aulas españolas como asignatura evaluable. La filosofía ayuda a pensar. Y esto, que es muy necesario siempre, toma mayor importancia en el contexto actual. Si realmente se pensara en las consecuencias de que sujetos como los nombrados lleguen al frente de las instituciones de un país, probablemente la situación sería otra. Decía Huxley, que cuando un individuo piensa la sociedad se tambalea. Y es eso lo que necesitamos, que muchos pensemos, que denunciemos la involución que a todas luces se está produciendo en el momento presente, y que seamos capaces de conformar una sociedad global con resortes para reaccionar ante las injusticias y para seguir avanzando en positivo.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad