Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Sobre la venta de bombas a Arabia Saudí y otras cuestiones

Desafortundamente para todos, tenemos un gobierno con un presidente débil y sin criterio. La Ministra de Defensa hizo bien en pretender suspender la venta de bombas a Arabia Saudí porque el artículo 8 de la Ley  53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control del comercio exterior de material dedefensa y de doble uso expresamente lo prohíbe, pues es sabido la situación que han provocado en Yemen los ataques sauditas. Vino luego el presidente a desautorizar a la ministra con el argumento de que eso ponía en riesgo muchos puestos de trabajo. ¿Alguien aprecia en esta decisión compromiso con los Derechos humanos? Cuando España podría haberse apuntado un tanto, suspendiendo ese contrato, por muy millonario que este fuera, lo económico vuelve a primar sobre los derechos, y sin inmutarse, este señor da vía libre al contrato.

Luego, de forma atropellada, llega al ministerio de bienestar social, la Sra. Carcedo descolgándose con unas aseveraciones sobre la gestación por sustitución, el tráfico de órganos y las sanciones penales, que como carta de presentación no dicen más que tenemos a una persona irracional al frente de un ministerio que exige cordura, mesura y buen hacer.

Y a medida que pasan los días, vamos comprobando que todo lo que podía llegar a ser este gobierno, que en un primer momento nos salvó del avismo, se convierte en frustración.

Comentarios cerrados

¿Academias para preparar asignaturas de Derecho?

Vaya por delante mi respeto a todo trabajo, siempre que se haga con calidad y honestidad y no se engañe al consumidor. Pero voy a contarles una situación que realmente me enerva porque me parece que se basa en un entendimiento equivocado de lo que son los estudios universitarios.

El tema de las academias para preparar asignaturas de grados, en particular del Grado en Derecho, me parece tal locura y despropósito que a duras penas puedo mantener el equilibrio equidistante que parece exigible siempre que se aborda un tema. Y ello porque me parece que los estudiantes, en vez de aprovechar las horas de tutorías que obligatoriamente tenemos los profesores y a las que tienen derecho, optan por gastar su dinero en academias que no siempre cuentan profesionales cualificados y que en todo caso nunca va a ser el propio profesor que es el que mejor conoce su asignatura. Estas academias hacen casos prácticos que los propios profesores preparamos y algunos estudiantes en vez de ir a las clases prácticas de su profesor, optan por ir a las clases de academias, ¿tiene esto sentido? Yo no se lo veo.

Detrás de esto creo que está un problema grave de percepción de para qué se estudia un grado universitario. Interesa más el título que los conocimientos que se puedan obtener de él. Y esto ciertamente es preocupante. Porque pronostica la poca calidad profesional que tendrá el interesado. Sin querer caer en aseveraciones generalistas, no parto de la idea de que sea mejor estudiante el que va a las academias, por el contrario, creo que sólo el estudiante “poco serio” recurre a los mismas. El que sabe lo que es estudiar, aprovecha los recursos que le ofrece su matrícula y busca la ayuda del profesor cuando la necesita. Recurrir a externos de dudosa cualificación es gastar el dinero en algo poco productivo.

Así que, por favor, no acudáis a las academias. Aprovechad la ayuda que os puede proporcionar vuestro profesor/a y estudiad.

Este post no es un aviso para navegantes.

 

Comentarios { 0 }

Sobre la inscripción de los hijos de españoles nacidos por gestación por sustitución en Kiev

La semana pasada los medios de comunicación españoles comenzaban a informar sobre la situación que viven más de 20 familias españolas que han tenido a sus hijos por gestación por sustitución en Ucrania y a los que la Sección Consular de la Embajada de España en Kiev se niega a tramitar su inscripción, aludiendo en un primer momento al cambio que había supuesto la entrada en vigor del Reglamento europeo sobre protección de datos.

Me extrañó desde el principio esa justificación, dado que la prueba de ADN que se exije al padre comitente que además ha aportado el semen es una prueba que se ofrece voluntariamente por el interesado, con lo que no alcanzaba a ver su incidencia en estos casos. Sospeché, ante esta argumentación peregrina, que había detrás un cambio de sesgo político, pues es sabido que el actual Gobierno del PSOE, y con especial relevancia su vicepresidenta, se ha mostrado en contra de esta técnica en reiteradas ocasiones, en muchas de ellas (o en todas) despreciendo a las familias que lo son gracias a esta técnica.

Todo se enrareció aún más cuando el Ministerio de Exteriores publicó un comunicado aclarando que la negativa del Consulado a dar trámite a estos expedientes no se debía al citado Reglamento, sino a la sospecha de tráfico de menores. Según se ha ido desbrozando  el asunto, al parecer existen dudas acerca de la buena praxis de una de las Clínicas ucranianas que intervienen en el proceso. Sería pertinente que se aclarara cuanto antes este extremo, porque paralizar la inscripción de todos los expedientes pendientes por “dudas” no parece que sea la mejor de las formas de proceder. Sobre todo, porque están en juego los derechos de los niños que han nacido allí y que no pueden ser inscritos en el Registro Civil español hasta que el Consulado acepte su tramitación.

Más allá del caso concreto, esta incertidumbre que afecta a la seguridad jurídica de tantos españoles que salen fuera buscando lo que no se les permite dentro, a la vista está que no favorece a nadie. Vuelvo a insistir en la necesidad de regular la gestación por sustitución en España. Lejos de promoverla como muchos piensan, lo que aportaría es un marco garantista que ahora no existe. El Derecho debe aportar soluciones, y no crear problemas. A ver si entre todos somos capaces de poner en orden las ideas y separar de forma conveniente lo que son prejuicios de realidades.

Comentarios { 0 }

De vuelta

Ya estamos aquí. Volvemos para inaugurar el 800 curso de la Universidad de Salamanca que llega cargado de actividades de muy diverso tipo y que poco a poco os iré contando. Lo inmediato, el comienzo de las clases, el próximo lunes con todo un nuevo camino por delante para seguir enseñando y disfrutando con el Derecho Internacional Privado. Tengo el presentimiento de que este va a ser un buen curso. Sé que voy a tener muy buenos alumnos, y eso me estimula paa intentar dar lo mejor.

Además, tenemos ya a la vuelta de la esquina el 7º Encuentro de la Red universitaria española de Clínicas Jurídicas. Aquí podéis encontrar el formulario para inscribiros si queréis/podéis asistir https://goo.gl/forms/5Zpe2jVhntx2Tu1h1. Tenemos mucha ilusión con este Encuentro, porque aunque somos una Clínica muy joven, el resto de Clínicas nos ha concecido el privilegio de organizarlo este curso aquí, aprovechando la celebración del VIII Centenario. Esperemos que todo salga bien. Más adelante también nos visitará Christian Felber para hablar del comercio mundial ético, casi nada…

De empresas multinacionales y de Derechos humanos hablaré en el Seminario internacional de Derecho Internacional Privado que se celebra la próxima semana en Lisboa y a la semana siguiente recibiremos un curso más a traductores e intérpretes jurídicos holandeses que vienen a formarse en nuestra Facultad, en un curso sobre los documentos notariales. Así que vamos a tener un septiembre entretenido.

Pero, ¿qué decir de agosto? El Congreso internacional de Derecho de las familias que se celebró en Mendoza en homenaje a la profesora Aída Kemelmajer de Carlucci fue una experiencia extraordinaria. De principio a fin. Un ambiente extraordinario en el que compartir conocimientos y experiencias. Me sentí auténticamente privilegiada por poder asistir.

Y bueno, también ha habido tiempo para el descanso y para disfrutar de lo realmente importante, la familia. Que menuda paciencia tienen conmigo…

Lo dicho, buen inicio de curso para todos y nos seguimos encontrando, espero que de nuevo semanalmente, en este espacio.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad