Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Cortesía

Hace ya algún tiempo que me rondaba la idea de escribir acerca de la cortesía. O de la amabilidad en las formas y en el trato con los demás. Distintas circunstancias recientes me han hecho reflexionar sobre ello, hasta el punto que ahora me hallo en la idea de que la cortesía ha dejado de ser un valor en alza y se encuentra en muchos ámbitos en peligro de extinción. Algo tan simple como dar las gracias por un trabajo o una gestión realizada, o responder a un correo con un simple “recibido, gracias”, ha pasado a ser algo que al parecer no se estila. Si no somos capaces de respetar esas formas mínimas que hacen que la convivencia sea llevadera estamos en la mala senda.

En el mundo universitario es cada vez más común esa falta de cortesía entre los más próximos. Como si se diera por hecho que estar al lado implica relajar las formas, confundiéndose la confianza con la falta de respeto. Ser cortés realmente no cuesta tanto y sin embargo aporta un valor tan cualitativo a las relaciones humanas que no debiera pasarse por alto. Si a la falta de cortesía además se unen otros comportamientos como minusvalorar a un determinado colectivo de profesores acuñando mantras sin justificación real alguna, la situación se torna irrespirable. La inteligencia y la cortesía van de la mano. Cuando ésta última falta, podemos presumir que la inteligencia también.

Comentarios { 0 }

Primavera

Ayer comenzamos en la Usal las vacaciones de primavera. Ponemos así punto y seguido a la actividad del curso. Estos primeros meses de 2017 han sido especialmente intensos. Ver cómo ha comenzado a despegar la Clínica Jurídica de Acción Social ha sido emocionante. Todavía no hemos alcanzado, ni mucho menos, la velocidad de crucero; estamos todavía despegando, pero en líneas generales cada línea ha ido encontrando su espacio y es un orgullo ver la implicación de todos los compañeros en el proyecto y cómo han respondido los alumnos. Publicaremos al final del curso una memoria con las actividades que estamos llevando a cabo. Lo más importante es que divisamos ya (intuir lo intuíamos desde el principio) lo que la Clínica puede aportar a nuestra Facultad y a la Universidad en su conjunto. En ese espacio compartido entre sociedad y conocimiento que estamos creando, el sentimiento de que desde cada una de las disciplinas que enseñamos podemos contribuir a hacer un mundo mejor y más habitable, creo que satisface cualquier pretensión y nos estimula a seguir si cabe con más ahínco. Y en eso andamos.

Seguimos también con otros proyectos, ya más longevos pero en los que nos mantenemos con el mismo interés que el primer día. El Máster en Derecho español para juristas extranjeros comenzará su octava edición en octubre, por lo que a la vuelta de vacaciones pondremos en marcha la maquinaria para publicitarlo. Y acabamos de entregar la crónica de legislación y las reseñas de jurisprudencia para un nuevo número de la revista AIS que saldrá en junio.

Entretanto estoy terminando un artículo para el Anuario español de Derecho internacional privado y tengo abiertos otros proyectos de publicación que iremos concretando poco a poco. Pero ahora es preciso hacer un descanso. Para reponer fuerzas y volver con energía. Cada día me siento más privilegiada de poder trabajar en lo que me gusta. Hoy me siento optimista. Será la primavera.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad