Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Fin de año

El año que termina no sabría cómo calificarlo. Ha habido de todo pero me quedo con lo bueno porque es lo único que ayuda a seguir. Presiento que el 2017 será un gran año. Ojalá que así sea para todos. Que sigamos teniendo sueños, pasión por alcanzarlos y salud para compartirlos.

Comentarios { 0 }

Cuando se hace justicia: STJUE de 21 de diciembre de 2016, asuntos acumulados C-154/15, C-307/15 y C-308/15: de la retroactividad de la nulidad de las cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios

Hace unos meses, cuando se conocían las conclusiones del Abogado General, P. Mengozzi, en este proceso, escribí en este mismo espacio un post titulado Nulidad de cláusulas suelo y retroactividad: ¿el Derecho al servicio de los bancos? Cuestionaba que fueran los intereses económicos los que se sobrepusieran al Derecho.

Hoy el TJUE ha hecho justicia (comunidado de prensa), dictando una resolución que es verdad que podría haber anticipado cualquier alumno de primero de Derecho pero que ha habido que esperar a esta sentencia para que  el Tribunal Supremo español se diera por enterado: si se determina que una cláusula es abusiva y por tanto nula, sus efectos deben retrotraerse al momento en que se incorporó al contrato de préstamo en cuestión, no pueden limitarse sus efectos al momento en que el Tribunal Supremo dictó su sentencia. Así se indica nítidamente en el fundamento 61 de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea: “De las consideraciones anteriores resulta que el artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13 debe interpretarse en el sentido de que procede considerar, en principio, que una cláusula contractual declarada abusiva nunca ha existido, de manera que no podrá tener efectos frente al consumidor. Por consiguiente, la declaración judicial del carácter abusivo de tal cláusula debe tener como consecuencia, en principio, el restablecimiento de la situación de hecho y de Derecho en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula.”.

Esto que era evidente ha costado mucho demostrarlo. Así que mi enhorabuena para los consumidores que decidieron llevarlo a los tribunales y enhorabuena al juzgado de lo mercantil nº 1 de Granada y a la Audiencia Provincial de Alicante que presentaron sus respectivas cuestiones prejudiciales. Gracias por cuestionar lo que había sostenido el Tribunal Supremo. A veces, y sólo a veces, el Derecho es Justicia y no derecho del más fuerte.

Comentarios { 0 }

Estadísticas

En esta volátil realidad que vivimos, donde los acontecimientos se superponen unos a otros, donde todo parece tener lugar al mismo tiempo, donde la información cuando no la opinión todo lo invade, los datos, los números nos ayudan a dibujar con mayor nitidez las realidades. Se lleva una contabilidad anual de los fallecimientos por accidentes de tráfico, y se sacan los datos históricos en cada campaña para comprobar cuál es la tendencia; se hacen cálculos también para ver lo que nos va  a costar a cada español el rescate de las autopistas y se nos dan datos, veraces o no, para minimizar lo que es una inmoralidad a todas luces, puesto que con nuestro dinero se rescatan empresas y no personas, de carne y hueso. ¿Acaso no se nos debería preguntar a todos los que vamos a pagar este desastre si queremos hacerlo o si preferimos que nuestro dinero vaya a otros fines, más en la línea con lo que cada uno cree y piensa? Hay datos también de las mujeres asesinadas por violencia de género. Se cuentan por números. Y estos números sí que me provocan una tristeza extrema. Cuando este fin de semana se decía “tres víctimas de la violencia machista en tan sólo 48 horas” algo no me sonaba bien. Como tampoco los titulares de ayer y de hoy que hablan de un periodista al que identifican con nombre y apellidos y ponen delante de su mujer “el periodista… hallado muerto junto a su mujer”, a la que todo indica que ha asesinado y luego se ha suicidado. Imagino que los medios serán conscientes de la importancia que tiene contar bien las noticias y no introducir ciertos sesgos en las mismas, y sin embargo, es rara la noticia de estos casos que no esté repleta de una visión machista de la realidad. Está claro que combatir la violencia de género es difícil, y que se ha repetido hasta la saciedad que la clave está en la educación, en los colegios y en las familias, sin que luego eso tenga un verdadero recorrido y seguimiento. Pero hay otras cuestiones, estas jurídicas, que a mi juicio aún no se han encarado debidamente.  Por ejemplo, no es comprensible que un hombre que tenga orden de alejamiento sobre su mujer (y mucho menos si ya ha sido condenado) pueda seguir ejerciendo el derecho de visita sobre sus hijos. Los hijos, particularmente si son menores,  son las víctimas más indefensas en toda esta lacra, y en muchas ocasiones no se les da el tratamiento idóneo. Un hombre que ha maltratado a una mujer no merece, a mi juicio, seguir teniendo la patria potestad sobre sus hijos. Sí, sé que muchos  civilistas no estarán de acuerdo con lo que digo, pero si la violencia se ejerce en el hogar, los niños también son víctimas y como tales deben ser protegidos.  También creo que es importante que el entorno ponga cara y nombre a los maltratadores, por lo que las órdenes de alejamiento deberían comunicarse a los centros de trabajos de estos. Ahora, todos los que maltratan, los que asesinan se amparan en el anonimato, pero si su nombre circulara por donde se pueden sentir más vulnerables, quizás estaríamos en otro escenario. Los datos están ahí y hablan por sí solos.

Comentarios { 0 }

Sin título

Hoy escribo por no faltar a mi cita semanal con el blog, pero hoy me faltan las palabras. Esta mañana me enteraba del fallecimiento del hijo de un querido compañero mío. Coincidimos en Cáceres, en la etapa en que ambos realizábamos la tesis como becarios de investigación FPI de la Junta de Extremadura. Aunque no hemos mantenido un contacto frecuente, siempre que nos veíamos charlábamos como si no hubieran pasado los años.  La vida puede ser tan cruel.  Nadie se merece esto, pero menos Javier. Lleno de bondad, de responsabilidad y con una capacidad de trabajo fuera de serie. En días como estos faltan las palabras.

Comentarios { 0 }

En esta semana rara

Hemos estado hilando los documentos importantes que trataremos en la reunión de la Clínica Jurídica de Acción Social que tendremos el lunes 12. Tan centrada estoy en este proyecto en estos momentos que no se me ocurre hablar ni escribir de otra cosa. Hemos asignado las plazas a los proyectos que se publicarán el lunes. Se han presentado 127 solicitudes, lo que es todo un éxito para un proyecto que los alumnos aún no han podido comprobar en qué consiste. Gracias por la confianza. Hemos elaborado las fichas de las asignaturas optativas que la Clínica impartirá a partir del curso que viene y hemos propuesto una modificación de las normas de ordenación académica de nuestra Facultad para incardinar a la Clínica en esta ordenación. También hemos elaborado una propuesta de cronograma para las actividades que realizaremos durante este curso.
Debo reconocerles que siento, de un lado, un enorme vértigo, porque soy consciente de que este proyecto tiene una envergadura que sólo espero que entre todos podamos manejar adecuadamente, pero de otro lado estoy muy contenta, porque compruebo que lo que hasta hace unos meses era sólo una idea, ahora, poco a poco, va tomando cuerpo y forma. Y creo que va a salir bien. Con todas mis fuerzas lo deseo. Porque será algo bueno para la Facultad, para nuestros estudiantes, para los profesores, para los profesionales que van a colaborar con nosotros y también para la sociedad. Esto es otra manera de hacer Universidad. Universidad con mayúsculas.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad