Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

En Septiembre, más

Feliz descanso a todos/as los/las que leéis este blog. Y de nuevo gracias por hacerlo. Hemos compartido un curso complicado pero productivo. Confíemos en que el curso que comienza en septiembre venga cargado de muchas cosas positivas. Entretanto, intentemos descansar cada cual como pueda. Un abrazo

Comentarios { 0 }

Sin acritud

Pero desde el sentido común, considero que muchos europeos miramos ya con desconfianza a esta Europa nuestra. O ya no tan nuestra.
Probablemente Grecia, más bien, sus gobernantes, no hayan hecho todo lo bien las cosas si el país se ha hundido sin remedio, enlazando préstamo tras préstamo, rescate tras rescate, sin que las políticas de austeridad puestas en marcha por la Unión Europea hayan hecho otra cosa que agrandar la herida. Seguro que en el debe de Grecia hay que anotar parte de la responsabilidad. Pero del otro lado, del lado de los 27 Estados restantes no hemos visto más que ensañamiento en esta crisis, agravado por el embate del gobierno griego apelando al referéndum. Un referéndum cuyo alcance podrá decirse que ha sido únicamente simbólico, vistos los resultados, pero yo creo que su proyección va más allá. Porque ha servido para poner las cartas sobre la mesa y para que todos muestren a qué juego están jugando. Al final los países del sur nos hemos convertido en los tontos útiles para que otros se vayan imponiendo cada vez con mayor fuerza. Sólo hay que preguntarse quién gana con este nuevo rescate a Grecia. Está claro que Grecia no, pues sólo sirve para detener momentáneamente la sangría. La Unión Europea tampoco puesto que se ha mostrado con toda intensidad y sin paliativos su debilidad. Basta ver los intereses económicos que hay detrás de todo ello para entender que fundamentalmente Alemania ha asumido un papel desvertebrador que nos va a salir muy caro. Y allá cada cual si quiere engañarse con manuales de estilo previamente redactados apelando a la responsabilidad, siempre que esta no sea compartida. Cuántos zoquetes hay sueltos por el mundo.

Comentarios { 0 }

Paideia o la educación como salvación

El martes pasado el que ya es presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, recalcaba la importancia de la educación y el papel tan determinante que en ella deben tener los maestros.
Son muy conscientes de ello en Finlandia, por ejemplo: https://aquevedo.wordpress.com/2010/07/18/la-educacin-en-finlandia-los-secretos-de-un-xito-excepcional/. En ese país, es más difícil obtener una plaza de maestro que de diplomático, tal es el grado de exigencia para con los futuros maestros. Forman a los niños los mejores. Y es una profesión altamente valorada por la sociedad.
España debería aprender mucho de Finlandia en este aspecto. Lo importante es la Educación, con mayúscula, de los niños; los sitúan en el centro del aprendizaje y adaptan las herramientas a las necesidades de cada uno de ellos. La Educación se contempla como la principal palanca de cambio y como la mejor forma de contribuir al desarrollo de la sociedad.
Con tanto interés que se ha puesto últimamente en los resultados de los informes PISA, llevando a cabo alambicadas e infructíferas leyes, se ha olvidado que lo fundamental no es conseguir unos promedios altos con los que poder presumir no se sabe muy bien ante quién, sino incidir en que necesitamos a los mejores profesionales para formar íntegramente a los niños, haciendo que la educación no sólo sea aprender matemáticas o lengua, sino que contribuya a construir mentes capaces de atreverse a pensar y a ser por encima de tantas cosas banales que nos asolan. La paideia griega incidía en la educación como transmisión de valores, no simplemente conocimientos. Inocular el amor a la lectura, por ejemplo, debería ser un fin en sí mismo. La persona que lee, es capaz de imaginar, y el que imagina es capaz de soñar, y sólo soñando es posible avanzar. Las ideas nacen de los espíritus libres. Y sólo se es libre si se es consciente de que se puede serlo.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad