Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Equidad educativa

Ayer Save the Children publicaba un informe titulado “Iluminando el futuro. Invertir en educación es luchar contra la pobreza infantil” en el que se analizan distintos parámetros para determinar cómo se contribuye en cada Comunidad Autónoma a la equidad educativa. Como señala el informe, “las políticas de equidad son aquellas que en su diseño contemplan la necesidad de compensar las cada vez más amplias
brechas sociales al tiempo que dan respuesta a los problemas que hacen que determinados sectores de la población no puedan acceder a los servicios por su situación social” (p. 12).
Hemos llegado a un punto en nuestro país que aunque todos los niños tienen garantizado el derecho a la educación no todos ellos tienen posibilidad de disfrutarla y aprovecharla del mismo modo. No ya sólo porque la situación de pobreza en el ámbito familiar pueda lastrar la concentración y la implicación de las familias en la educación de los hijos, sino porque simplemente muchos niños no llegan alimentados a los colegios o aseados o vestidos de forma digna. Y me pregunto si es esto lo que estamos contribuyendo a construir, si somos conscientes de todo lo que esto significa. Desde luego lo que tengo claro es que cualquier mensaje de recuperación económica que nos quieran vender se diluye con los datos que brinda este informe. Tengo la sensación de estar viviendo en un mundo de ciegos y de sordos. Porque no es normal que con el grado de pobreza infantil que hay en España ningún gobierno pueda presumir de nada. Antes al contrario. O ponemos entre todos medios para que esto revierta o caminamos hacia el ocaso.

Comentarios { 0 }

3+2

El pasado jueves, en la Junta de Facultad aprobamos por unanimidad adherirnos a los planteamientos (DFDUSAL)3+2 que la Delegación de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la USAL había realizado sobre el Real Decreto 43/2015. El famoso Decreto que tira por tierra lo que al parecer pretendía ser Bolonia, en cuanto a la convergencia de los títulos entre las distintas Universidades europeas, y por contra inaugura la posibilidad de que cada Universidad española regule a su arbitrio la duración que debe tener cada uno de los títulos que imparte. Todo un despropósito. Apenas hubo debate. El sentir era generalizado y hablar sobre lo evidente a veces cansa, también a los profesores de Derecho.
Sin embargo, lo que me llamó la atención de esa junta fue el interés del Decanato por promover nuevos dobles grados. Así, unidos a los que ya existían, Derecho-ADE y Derecho-Ciencias Políticas, se promovió el de Traducción-Derecho, Documentación-Derecho y Criminología-Derecho. Mientras escuchaba al Decano entonar las bondades de estas dobles titulaciones, pensaba si realmente el clima actual de incertidumbre animaba a dar tales pasos. Pero fue solo un momento, porque después pensé que suponía reafirmar lo que entre todos habíamos construido. Los Grados no han sido (ni están siendo) fáciles de implantar, pero al menos en la Facultad de Derecho de la USAL y por lo que se refiere a la titulación que mejor conozco, Derecho, el cambio ha sido positivo. Se trata por tanto de seguir desarrollando lo que hace 5 años iniciamos y aplaudo la idea del Decanato por lanzarse a ello, aunque los vientos no soplen a favor.

Comentarios { 0 }

Increíble, pero cierto

Es muy legítimo disentir en las ideas. El pensamiento monolítico conduciría al estancamiento. Es saludable que existan debates sobre, por ejemplo, qué tipo de educación queremos, qué sanidad, cómo queremos orientar el crecimiento, qué queremos potenciar, si de nuevo el ladrillo o la sociedad del conocimiento… Todo eso es legítimo y saludable. Por eso la pluralidad de opciones políticas está garantizada en nuestra Constitución. El pluralismo político es una de las bases en la que se asienta nuestra todavía frágil democracia.
Lo que ya no es tan de recibo es esto en que se ha convertido la política española. Lodazal donde los haya en donde priman las luchas intestinas, donde campa a sus anchas la corrupción, donde los partidos no tienen pudor en volver a poner como cabezas de lista a quienes han demostrado su ineptitud e incompetencia, siquiera sea por haberse rodeado de corruptos. Ahí tienen, por ejemplo, a Esperanza Aguirre, que destaca por tener o haber tenido a su alrededor a toda una pléyade de corruptos. No puede si no ser señal de lo que se cuece en el Partido Popular. Todo huele mal. Pero lo peor no es eso; lo peor es que todavía haya gente que no se ha dado cuenta de que no sólo es un partido corrupto, sino que gobierna para el interés de unos pocos, no para el interés general. La trama púnica es sólo un pequeño ejemplo. La noticia que se publicó ayer sobre los centros concertados en Madrid es una prueba más que se une a lo dicho.
En este estado de descomposición generalizada, sería conveniente que las nuevas opciones políticas que se plantean actuaran realmente como revulsivos. Hay mucha buena y honrada gente, con voluntad firme y decidida para hacer las cosas bien, tanto en las opciones políticas ya conocidas como en las nuevas. Esperemos que pesen más esas voluntades que otras circunstancias.

Comentarios { 0 }

Otra vez Monago

Produce bochorno comprobar de qué tipo de políticos está plagado España. Extremadura tiene la desgracia de estar gobernada por un señor que está encantado de conocerse a sí mismo, pero aparte de eso poco más se puede decir de él. Bueno, también que gasta el dinero de su partido (confiemos que no lo haga con dinero de todos los extremeños) en lanzar una campaña de publicidad de autobombo, otra más, y además ahora poniendo en escena un vídeo animado por personajes estereotipados que ofende simplemente, no ya su contenido que por supuesto, sino su mera ideación. Lo peor de todo es que habiendo sido advertido de su poca delicadeza y su falta absoluta de respeto, se jacta de que en política debería haber más sentido del humor y se sale por peteneras aludiendo a los Morancos o a José Mota. Increíble, ¿verdad? Pues políticos así nos gobiernan. Es tan penoso que apenas tengo palabras para describirlo. Sólo que personajes como el Sr. Monago en vez de estar dirigiendo el gobierno de una Comunidad Autónoma, quizás encontrarían mejor acomodo en cualquier programa de televisión chabacano en el que pudiera dedicarse a hacer chascarrillos. Así haría menos daño y quizás, sólo quizás, entonces sus ocurrencias peregrinas harían gracia. Como los Morancos

Comentarios { 0 }
Política de privacidad