Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Gobierno en stand by

¿Saben ustedes algo de la acción del gobierno? ¿Dónde está el Ministro de Educación? ¿Y la de Empleo? ¿Qué hace el Ministro del Interior? ¿Y la de Agricultura?… Y así con todo. Están desaparecidos. La corrupción que todo lo invade parece que también ha postergado a un segundo plano a la acción del gobierno. Porque aparte de haber dejado a España en los huesos con tanto recorte, ¿qué más han hecho o qué están haciendo? ¿Acaso se han sentado a esperar que escampe?
Mientras el partido del gobierno y los que están en la oposición permanecen adormecidos, otros con un discurso ambigüo y ambivalente, que cambian según les conviene, va tomando fuerza. Y es preocupante, sobre todo porque muchos ciudadanos que no saben donde mirar, han fijado su mirada en ellos, más por resignación que por convencimiento. Preocupa que algo que comenzó siendo un proyecto de participación ciudadana se haya convertido en un partido al uso con un control férreo por parte de unos pocos. Yo al menos, los miro con desconfianza. En esta tesitura en que nos encontramos me parece más sensato mirar a los que ya estaban aquí, y aunque minoritarios se han preocupado siempre de luchar por un mundo más justo, con mayor compromiso social y mayor atención a los derechos sociales.

Comentarios { 0 }

Iceberg

¿Es de recibo que los diputados y senadores puedan viajar adonde quieran y cuando quieran sin limitaciones, sin tener que justificar esos viajes, sin que haya ningún dispositivo de control por parte del Congreso y del Senado? Lo digo porque en la Universidad hay que justificar hasta el más mínimo gasto. Si traes a un profesor invitado y lo llevas a comer, hay que justificar hasta qué has comido. Y no lo veo mal, que conste. Es dinero público, y como tal debe ser gastado y controlado. Pero me parece que el mismo rasero debería utilizarse en todas las administraciones públicas. Esto de que algunos políticos hagan un uso tan ligero del dinero de todos es otra muestra más de que en nuestro sistema algo falla. Y no creo sinceramente que sea un problema de falta de normas que sancionen estos comportamientos; considero que el problema está en la absoluta falta de ética, de sentido de lo público. La transparencia es un factor que debe ser puesto en práctica a todos los niveles. Sólo asi, será posible que esto cambie. Luz y taquígrafos para controlar el dinero que es de todos. Allá cada cual con lo que haga con el propio, pero con el que es de todos, todos tenemos derechos a saber y a opinar. Tanta opacidad ha llevado a pensar que los viajes de Monago, que cito sólo como ejemplo, no sean más que la punta del iceberg.
Por otro lado, si se trata de un político que se ha caracterizado por estar constantemente en los medios, ejerciendo últimamente de látigo de los corruptos y en un par de días este señor ha cambiado hasta tres veces de versión y a la vista de todos ha quedado que mentía, ¿no le parecería ético dimitir? A mi juicio no le queda otra salida. La talla, Sr. Monago, hay que darla siempre, a las duras y a las maduras.

Comentarios { 0 }

Bravo, Teresa

Hay escenas que te reconcilian con la vida. Como la que hemos vivido hoy, con la comparecencia de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería que ha estado al borde de la muerte por haber contraído el virus del ébola, mientras cumplía con su trabajo. La grandeza humana que tienen unos, y la bajeza moral que tienen los políticos que supuestamente han pilotado toda esta crisis asombra. Asombra y no. Porque ya estamos más que acostumbrados a ver cómo algunos reaccionan ante las calamidades, siempre desviando la responsabilidad hacia otros…
Esta mujer ha demostrado una fortaleza humana y una integridad que ojalá se contagiara para ponernos a cada uno en nuestro sitio. Y el sitio de algunos ya sabemos donde debe estar: muy lejos de la representación que ahora ostentan. No queremos políticos que no dan la talla. Queremos a gente preparada, honesta, con clara vocación de servicio público. Queremos a gente como a Teresa o como todos esos profesionales que han demostrado ser lo que ya muchos sabíamos, grandes profesionales, como tantos que se han tenido que ir fuera, habiéndose formado aquí, porque muchos durante demasiado tiempo han estado o dilapidando el dinero público o simplemente robándolo. ¡Qué lejos está Teresa y toda la buena gente de esa casta de políticos sinvergüenzas! A ver si comienzan a dar ejemplo y se van ya, lejos.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad