Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6

Gracias, mis queridos alumnos

El miércoles pasado, al salir de una reunión, vi a un grupo de estudiantes esperando en la puerta de mi despacho. Eran los delegados de 4º de Grado que venían a comunicarme la emocionante noticia de que me habían elegido Madrina de su Promoción. O lo que es lo mismo, me hacían entrega del premio más apreciado por un profesor, porque tras este nombramiento yo no veo más que aprecio y respeto. Algo, no me discutirán, que vale más que todas las condecoraciones que en la vida profesional uno pueda conseguir.
Hace algunos meses en este mismo blog les conté la experiencia tan positiva que estaba teniendo con los alumnos del Grado durante este curso. Confirmo punto por punto todo lo que dije en su momento puesto que los resultados finales vinieron a confirmar que eran un excelente grupo. Comienzo hoy otra asignatura y espero seguir con la misma impresión. No serán todos los mismos alumnos, puesto que se trata de una optativa, pero voy a ir con el convencimiento de que puede sacarse de ellos lo mejor. Y para empezar comentaremos dos noticias recientes: una, la proyectada reforma del Código civil para otorgar la nacionalidad española a los judíos de origen español (sefardíes) y otra, las consecuencias del referendo suizo que amenaza con limitar la libre circulación de trabajadores de la Unión Europea en Suiza. El jurista tiene que vivir siempre atento a lo que sucede y la misión del profesor es, o al menos así lo entiendo yo, proporcionar las herramientas necesarias al alumno no para resolver los problemas que puedan surgir, sino para saber cómo enfrentarse a la resolución del problema.
La verdad es que me siento muy agradecida por poder trabajar en lo que me gusta. Enseñar lo considero un privilegio, también una responsabilidad. No es fácil, los que se dedican al mundo de la enseñanza lo saben, llegar a los alumnos. Por eso, que este año me hayan elegido madrina de la primera promoción que se gradúa en Derecho me llena de satisfacción. Quizás esta elección se deba a que no perdí ni un solo minuto en decirles que la licenciatura era mejor. Aproveché el número reducido de alumnos para hacerles trabajar y corrigiendo sus trabajos guiarles de la mejor manera. Nunca me he considerado una defensora acérrima del Plan Bolonia, pero he sabido reconocer lo que ha traído de bueno. Por eso, y porque en su momento les dije que los iba a hacer trabajar pero que creía en ellos; considero que de esa creencia ha venido el reconocimiento. Y me siento muy feliz y muy agradecida. Porque todos necesitamos alguna vez que crean en nosotros…

Duran Ayago Antonia

About Duran Ayago Antonia

http://www.linkedin.com/in/aduranusal Twiter: @aduranusal

Suscripción al Blog

Si quieres recibir cada entrada, suscríbete

Política de privacidad