Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

La falacia de que con esta reforma laboral se crea empleo

Llevamos ya varias semanas discutiendo sobre la reforma laboral. El debate se centra fundamentalmente en dos ideas: los partidarios de que era necesaria para flexibilizar el mercado laboral español y acercarlo más a la legislación del resto de países europeos, porque de esa manera, al poder el empresario alterar unilateralmente las condiciones de trabajo se podrá replantear despedir, al tiempo que si tiene que hacerlo le será más barato y de otro lado están los defensores de que con esta reforma no sólo no se crea empleo sino que se destruye más fácilmente, al haber bajado el coste del despido tanto del procedente como del improcedente.
Lo peor de todo es que, como con “sabias” palabras apuntaba la semana pasada el presidente de la CEOE, esta reforma creará empleo cuando la economía comience a crecer. Y claro, si esto es así, yo me pregunto si entonces no hubiera sido más inteligente y eficiente hacer reformas en otros sectores de la economía, como el financiero, para ver sus efectos, antes que tocar de forma tan significativa los derechos de los trabajadores. Y es que eso de que tengamos que arrimar todos el hombro está muy bien, incluso podríamos decir que si no lo arrimamos nos empujarán a ello, pero es que lo JUSTO, ya que tanto se usa este vocablo últimamente, hubiera sido pedir a cada uno en función de sus posibilidades y también, por qué no, en función de sus responsabilidades para con esta crisis. Si no, va a resultar que los que menos poder de decisión tenemos y los que no hemos influido de manera determinante en que la situación esté así, vamos a ser los que paguemos todo este desaguisado. Y claro, eso justo, lo que se dice justo, no es que sea…

Comentarios { 0 }

Sr. Garzón

Ya lo decía en un post anterior, no me parece que España sea un país serio, en el que se hagan las cosas bien. A veces tengo la impresión de vivir en un país de charanga y pandereta, como decía Antonio Machado. Más cuando ayer conocía la durísima sentencia que le han impuesto por ordenar las escuchas a los abogados de los imputados en el caso Gürtel. 11 de inhabilitación me parece una pena desproporcionada, aunque quizás igual hubiera dado otra inferior, si los que pretendían mancharle su hoja de servicios, ya lo consiguieron, al menos, ellos lo creerán así.

Ciertamente, no se trata de poner en cuestión ahora todo el sistema judicial español, pero quizás habría que revisar algunas cosas, pues de cómo se están llevando estos tres procesos contra usted, alguien no letrado en leyes, podría intuir cierta persecución a su persona; podría parecer que determinadas fuerzas hubieran concurrido para defenestrar a un juez que, ciertamente algunas de sus decisiones pueden haber sido polémicas y haber rayado incluso la legalidad, pero la forma en que se está yendo contra usted con esta sentencia tan dura que ayer conocimos, da para pensar que hablamos de otra cosa, más que de leyes o buena praxis judicial.

Sr. Garzón, todos nos equivocamos; errar es humano y en ocasiones el afán por conseguir condenar hechos de todo punto condenables, nos puede llevar a extremos peligrosos, pero sepa usted que su hoja de servicios no quedará manchada; antes al contrario, tan mal lo están haciendo los que lo juzgan que lo están volviendo a ensalzar y a convertir en mártir, con lo peligroso que es eso en una sociedad que se presume democrática y en el que los derechos de todos, y digo TODOS, deberían ser respetados.

Comentarios { 1 }

Gallardón y el matrimonio entre personas del mismo sexo

Ayer se descolgaba el Ministro de Justicia, Sr. Gallardón, con unas declaraciones muy jugosas y que han dado mucho de sí. A su juicio, el matrimonio entre personas del mismo sexo no es inconstitucional; no obstante, aclaraba, la posición de su partido será estar a lo que el Tribunal Constitucional diga.

Que un Ministro de Justicia diga esto y se quede tan tranquilo, me parece preocupante. Y me lo parece porque si esa es su percepción, quizás sería bueno que intentara convencer al resto de sus compañeros en el Consejo de Gobierno para que se retirara el recurso. Y porque lo que no aclara es si derogarará o modificará la Ley 13/2005 en el caso de que el Tribunal Constitucional no aprecie inconstitucionalidad en ella.

Es evidente, que en el Gobierno no se ponen de acuerdo en nada, y hay una guerra de ideas que ya no sólo afecta a lo económico, sino que ya hasta el Ministro del Interior opina sobre lo dicho por el Ministro de Justicia en una cuestión que poco afecta a su ramo, creo yo. La labor de la Sra. Vicepresidenta debe ser complicada entre tanto díscolo opinando a diestro y siniestro sobre lo que no le compete. Que si el Ministro de Economía apostando en medios extranjeros por el contrato laboral único, que si la Ministra de Empleo diciendo que eso es inconstitucional y que el Gobierno nunca lo ha considerado, en fin. Sólo son algunos ejemplos de la descoordinación que parece haber en el seno del Gobierno.

En todo caso, no me parece mal que el Ministerio de Justicia haya dado su opinión; es más, ha tardado mucho en darla. Lo que creo que le ha faltado es coherencia y llevar esta afirmación hasta el final, apoyando la retirada de ese recurso del Tribunal Constitucional, y a posteriori dejando como está la Ley 13/2005, que si por algo se caracteriza es por haber consolidado el ius connubii para personas que antes de esta ley no podían ejercerlo, algo, creo yo, perfectamente constitucional.

En fin, confíemos en que el rodaje del Gobierno comience a dar sus frutos, por el bien de todos.

Comentarios { 0 }

Otra reforma en la Educación

Probablemente haya quien piense que España es un país serio y puede incluso que no se equivoque. Pero la percepción que yo tengo de este país está muy lejos de verlo como un país en que se hacen las cosas seriamente. Podría poner muchos ejemplos, todos ellos muy próximos y ligados posiblemente a la coyuntura tan gris que estamos viviendo, pero hoy sólo quiero detenerme en la enésima reforma de la Educación anunciada ayer por el ministro del ramo.

Quien piense que modificando cada dos por tres la Educación, ésta va a ser mejor, se equivoca. El problema que existe en España es que una cuestión tan importante como la Educación no se concibe como una política de Estado, sino que está al albur del partido que gobierne o del ministro que toque. No sé por qué reforma vamos ya en la educación en los últimos 20 años, pero han sido muchas y ninguna ha tenido la duración suficiente para comprobar si era útil. Abducidos por lo inmediato, parece que el legislador tiende a pensar que sólo con cambiar las leyes se mejoran las situaciones que regulan, y eso dista mucho de ser cierto. En la Educación se necesita estabilidad y mucho sentido común, y recuperar la cultura del esfuerzo y del trabajo bien hecho. Lo volátil de las reformas habidas anteriormente hace presagiar lo peor para ésta.

Por otro lado, que el debate de todo lo que esta reforma implica se haya centrado en la redefinición de la asignatura de Educación para la ciudadanía, dice mucho, por cierto y también, de la seriedad de este país.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad