Blog de Antonia Durán Ayago
Miscelánea
 
6
Archivo | junio, 2016

Punto y seguido

Julio es un mes raro en la Universidad. O al menos a mí me lo parece. Después de terminar siempre con prisa las últimas lecciones y después de los exámenes finales, se llega a un estado en el que añadido al vacío que se produce al terminar un curso, se une la marabunta de trámites burocráticos que hay que hacer, para actualizar tropecientas bases de datos en las que constan la labor de cada uno. El tiempo que se pierde en estos menesteres debería ser objeto de estudio pormenorizado. Pues lo mismo, te hacen repetirlo mil veces en otros mil formatos diferentes.

Pero superado ese escollo, julio también permite ponerse al día de todas las reformas y propuestas de reforma que se han ido produciendo a lo largo del curso y que apenas se han podido leer con sosiego. Es posible además hacer recuento de lo bueno y de lo malo que ha habido durante el curso. Y eso te ayudan a hacerlo los alumnos, que muchas veces, superados ya los exámenes, escriben correos dando su opinión que afortunadamente casi siempre es buena. Y permite plantear ideas para el futuro curso; futuros proyectos, ideas, iniciativas que algunas podrán realizarse y otras quedarán relegadas para otra ocasión más propicia.

En general, julio es un mes de punto y seguido. Necesario entre la actividad intensa y el futuro descanso. Permite oxigenar la mente, recuperar fuerzas e ir allanando el camino para lo que vendrá en septiembre.

Comentarios { 0 }
Política de privacidad